Duro y medio para el GP de España

07.05.2014 19:06

La Fórmula Uno regresa a Europa con una carrera que, tradicionalmente, es una prueba clave: el Gran Premio de España. El circuito de Montmeló es familiar para los equipos y con frecuencia utilizan el regreso a Europa para introducir mejoras significativas en los coches, diseñados para mejorar el rendimiento y aumentar su carga aerodinámica. A menudo, ésto se suma a las exigencias que deben resistir los neumáticos en un circuito de alta energía como éste, debido a las curvas rápidas y radicales que ponen a imponen energías extremas a través de las cubiertas. Es por ello que Pirelli ha seleccionado los dos compuestos más duros de la gama de Fórmula Uno para esta carrera.

Paul Hembery (Responsable de Pirelli Motorsport): “A menudo se dice que Barcelona proporciona la fotografía más exacta de la forma en que va a desarrollarse la temporada, porque un coche que funciona bien en Barcelona debería funcionar bien en todas partes. Lo mismo puede decirse de los neumáticos, ya que el circuito español es uno de los trazados más exigentes en los que corremos en todo el año. Curvas largas y rápidas, como la curva tres, imponen una enorme cantidad de energía en los neumáticos y, como resultado, la degradación es alta. La superficie de la pista es bastante abrasiva y la temperatura ambiente puede ser muy alta, aumentando la carga de trabajo de los neumáticos. En el pasado, hemos visto hasta cuatro paradas en boxes en España. Con los cambios que hemos hecho a los neumáticos de este año, tenemos la esperanza de que no veremos más de tres pit stops para la mayoría de los pilotos. Gracias a los primeros tests de temporada que realizamos en Bahréin, hemos iniciado de forma sólida los preparativos para el próximo año; un trabajo que ampliaremos con cuatro nuevos  equipos en España después del Gran Premio.”

 

Jean Alesi (Embajador de marca Pirelli): “Para los neumáticos, Barcelona es uno de los circuitos más difíciles del año. La superficie es muy abrasiva, pero lo principal es la aceleración continua en todas las curvas rápidas, que castiga los neumáticos traseros en particular. Es por ello que contar con la mejor puesta a punto se hace esencial para el control de la degradación. Si no haces caso a eso, terminas por destruir los neumáticos traseros y se pierde el ritmo muy rápidamente. El otro problema es la frenada y la aceleración: con neumáticos gastados se necesita más tiempo para frenar y recuperar la tracción a la salida de las curvas. Será interesante ver cómo se comportan los coches en Barcelona este año: en teoría, con menos carga aerodinámica, el trazado debería ser menos cansado para los pilotos de lo que era en el pasado. Pero tenemos que ver cómo funcionan las mejoras que los equipos han traído.”

El circuito desde el punto de vista del neumático:

Barcelona se usaba tradicionalmente como circuito para las pruebas de invierno de pretemporada, pero este año no ha sido así, ya que éstas se han trasladado a Jerez y Bahréin. Como resultado, los equipos y Pirelli llegan a Barcelona, ​​sin información acerca del comportamiento de esta nueva generación de coches en este circuito.


En el trazado catalán, el lado izquierdo del coche es el que más sufre, especialmente el neumático trasero izquierdo. Las fuerzas laterales que actúan sobre las dos ruedas del lado izquierdo son las segundas más altas del año.


Las altas cargas de energía que atraviesan los compuestos pueden provocar un aumento de la temperatura en la superficie del neumático que alcance los 130ºC. Tan sólo hay una larga recta, por lo que los neumáticos no tienen muchas oportunidades para refrescarse en el transcurso de una vuelta.


El neumático duro es un compuesto de alto rango de trabajo, diseñado para las condiciones más cálidas y más extremas del año, mientras que el medio es compuesto de bajo rango de trabajo, diseñado para funcionar con eficacia en una amplia variedad de condiciones. Esta combinación asegura que siempre hay una solución para la amplia gama de circunstancias que se pueden ver en Barcelona.


Ocho de las últimas 10 carreras en Barcelona han sido ganadas desde la pole position, lo que subraya la importancia de la calificación y la dificultad de adelantar en la pista española. Como resultado, la estrategia puede ser crucial para ganar posiciones en  pista, tal y como quedó demostrado en la carrera de 2013.


El año pasado, Fernando Alonso ganó la carrera para Ferrari con una estrategia de sprint a cuatro pit stops, derrotando a Kimi Raikkonen (Lotus) en el segundo. Alonso estableció así un nuevo récord, convirtiéndose en el único piloto en ganar un Gran Premio en el circuito de Montmeló subiendo desde la quinta posición de la parrilla. 

 

 

Los compuestos seleccionados:

 

Superblando

Blando

Medio

Duro

Australia

 

X

X

 

Malasia

 

 

X

X

Bahrein

 

X

X

 

China

 

X

X

 

España

 

 

X

X

Mónaco

X

X

 

 

Canadá

X

X

 

 

Pirelli Press Release