Conway gana en el infierno de Long Beach

14.04.2014 01:05

Mike Conway ha conseguido llevarse la segunda victoria de su carrera en la IndyCar durante el Gran Premio de Long Beach. Una carrera loca con muchos accidentes y coches de seguridad que ha acabado con su victoria, con Power segundo y Muñoz tercero.

Por: Arnau Viñals Vendrell

La salida se hacía de forma rara, con los coches parados, Hunter-Reay conseguía aguantar en el primer lugar seguido de Bourdais, Hinchcliffe (quien luego bajaría hasta el quinto lugar), Hawksworth (Rookie) y Newgarden en el top 5. Servià era decimotercero y poco después conseguía subir hasta el undécimo lugar. Detrás de él, los tres Penske se peleaban por la P12 que acabaría con Montoya 12º, seguido de Castroneves 13º y Power, el líder del campeonato, decimocuarto.

 

Vuelta 8, Hunter-Reay (Andretti Autosport) ya tenía una ventaja considerable de más de 3 segundos cuando presenciábamos la lucha por el tercer lugar entre Pagenaud (Schmidt Peterson Motorsports) y Hinchliffe (Andretti Autosport), este último finalmente le conseguía avanzar. Oriol Servià (Rahal Letterman Lanigan Racing) era adelantado por Montoya (Team Penske).

 

Muchos pilotos rezagados en la clasificación, se detenían para realizar la primera parada en boxes pero los 14 primeros no lo hacían. De estos, todos con los blandos menos Servià, Power y Castroneves con los duros. El colombiano Muñoz (Andretti Autosport) no podía aguantar los ataques de sus rivales y era adelantado por Justin Wilson (Dale Coyne Racing) y Juan Pablo Montoya, en la vuelta 21 cuando Castroneves se detenía en boxes. La vuelta siguiente lo haría Power. Muñoz y Conway (Ed Carpenter Racing) lo hacían en la vuelta 23 y salían por detrás de Power y Castroneves. Servià y Andretti (Andretti Autosport) se detenían en la vuelta 24, el catalán salía por detrás de Power y Castroneves por culpa del tiempo perdido con Muñoz. Bourdais era el primer atrevido del top 3 en detenerse a boxes en la vuelta 26, momento decisivo de la carrera que hacía detener inmediatamente al líder, Hunter-Reay para conservar el liderato cuando en la pista, Bourdais (KVSH Racing) provocaba la primera bandera amarilla de la carrera al impactar contra las protecciones cuando se defendía de los ataques de un piloto. El francés, eso sí, podía reincorporarse en pista ya con el Pace Car en esta que ayudaba a pilotos como Montoya a adelantar su parada. Enfrente, estaba Hunter-Reay seguido de Pagenaud, Dixon, Hinchliffe y Newgarden (Sarah Fisher Hartman Racing).

 

El reinicio fue bastante accidentado. Wilson era empujado por Rahal (Rahal Letterman Lanigan Racing) y se quedaba parado en medio de la pista, y Power hacía lo mismo con Pagenaud que impactaba contra las protecciones y era obligado a detenerse en boxes. De esta manera Newgarden se metía tercero seguido de Power y Castroneves.

 

Muñoz seguía en todas las luchas posibles y junto con Conway superaban a Andretti y subían hasta el octavo y noveno lugar respectivamente. Andretti rodaba con los duros, y tenía detrás toda la fila de pilotos, empezando por Servià. El catalán no tenía tiempo de adelantarlo, Bourdais volvía a impactar contra las protecciones, provocando el segundo Pace Car de la carrera en la vuelta 42. Entonces cuando todos los coches estaban en fila, Charlie Kimball (Novo Nordisk Chip Ganassi Racing) sufría problemas de motor. Una columna de humo salía de su monoplaza, obligándole a abandonar. Algunos pilotos aprovechaban para detenerse a box para realizar el segundo cambio de neumáticos.

 

La bandera verde volvía en la pista y esta vez no había ningún accidente que lamentar pero si adelantamientos. Conway superaba Muñoz y se colocaba séptimo. Pero la lucha más importante estaba delante; Hunter-Reay no podía mantener el ritmo desde el primer lugar y provocaba una cola de 10 pilotos.

 

Por la vuelta 53, muchos pilotos punteros se detenían en boxes por última vez. El resto de pilotos lo hacía durante las vueltas siguientes. Con ello Newgarden lograba salir delante de Hunter-Reay y Hinchcliffe. El ex líder de la carrera no permitía este hecho e intentaba adelantar al de Sarah Fisher que era tocado por el de Andretti, provocando un múltiple accidente de monoplazas donde se encuentran: Newgarden, Hinchcliffe, Hunter-Reay, Sato, Hawksworth y Kanaan. Los jefes de equipo de estas escuderías no se lo podían creer. Power pasaba a dominar la carrera, el Pace Car volvía con la bandera amarilla y todo el mundo se detenía en boxes dejando a Dixon (Target Chip Ganassi) primero, seguido de Wilson, Power, Conway y Muñoz al top 5. Sólo quedaban 14 de 23 pilotos vivos por la victoria.

 

Quedaban 17 vueltas, se reanudaba de nuevo la carrera, pero Dixon hacía impactar Wilson contra el muro, teniendo que abandonar. 5 vueltas después Rahal hacía un trompo en la última curva, al ser tocado por Mikahil Aleshin (Schmidt Peterson Motorsports). Clarmanete, el Pace Car volvía al trabajo. Dejando el top 5 de la siguiente manera: Dixon, Conway, Power, Muñoz y Montoya. Todos los pilotos rodaban con neumáticos blandos, por lo que significaba que las últimas 10 vueltas iban a ser excitantes de nuevo, tal y como lo ha sido toda la carrera.

 

Después de que nadie atacara a nadie, Montoya se atrevía con Muñoz pero no lograba superarle. Conway conseguía el liderato a falta de 2 vueltas para el final ya que Dixon no podía aguantar los neumáticos y se detenía para cambiarlos.

 

Conway conseguía llevarse la victoria finalmente, seguido de Power, Muñoz, Montoya, Pagenaud, Aleshin, Servià, Andretti, Saavedra y Huertas al Top10. 

Ahora Power amplía su liderazgo más que nunca.